Prevenir, detectar y erradicar el Bullying con InoaEdu

Usualmente recibimos consultas sobre cómo prevenir el bullying, qué hacer o cómo actuar cuando los alumnos están sufriendo este tipo de acoso, cómo hacerles entender a los estudiantes qué significa el bullying, entre otras.

Este tipo de acoso (bullying) es un comportamiento agresivo intencional que consiste en un desequilibrio de poder, es un fenómeno psicosocial. Es repetitivo y se puede manifestar de forma física, verbal o social.
Los medios de contacto social (redes sociales) se han convertido en el nuevo vehículo para ampliar el alcance de este mal, conocido como el “Cyberbullying”, donde niños y jóvenes pueden enviar mensajes ofensivos constantemente sea de forma anónima o no.

La prevención y erradicación del acoso parte del compromiso de crear un ambiente seguro en el que los alumnos puedan progresar social y académicamente. Desde InoaEdu recomendamos a centros educativos, padres y estudiantes las siguientes medidas:

Desalentar el bullying en los centros educativos con Inoa

Desde nuestra plataforma se puede trabajar en dos niveles:

1. Con el/los acosadores y la víctima.

  • Atender y asistir/acompañar al acosado: registrar lo sucedido, cómo se sintió el alumno, cómo y qué se habló con él, qué apoyo se le brindó, y si es necesario más acompañamiento con el staff especializado.
  • Conversar con el acosador: registrar lo sucedido, si comprende las consecuencias de sus acciones, cómo reacciona ante la charla, y si es necesario más acompañamiento con el staff especializado.
  • Esta información queda en la bitácora de cada alumno y es comunicada al staff especializado para tener acceso en cualquier momento si fuese necesario o si se repitiera la situación.

2. Con los que apoyan la situación:

  • En la plataforma se puede compartir la conversación que se tuvo con los alumnos que participaron alrededor de las situación, apoyando o alentando la misma. Si comprenden la consecuencia de su accionar, sus reacciones frente a esa conversación, y de ser necesario, registrar y tener un seguimiento de sus conductas.
  • Esta información se comunica al staff que se encuentra en patios, recreos, salas comunes y clases, de forma que puedan estar atentos a situaciones que se estén iniciando para poder desalentarlas.
  • También queda en la bitácora de cada alumno para que de repetirse estas situaciones y ante la intervención de staff especializado, se cuente con toda la información histórica para poder trabajar de la forma más adecuada con cada alumno.

 

Recomendaciones para el Staff del Centro Educativo

  • Estar informados y alertas: Los docentes y equipo multidisciplinario del centro educativo deben estar conscientes de que si bien el acoso ocurre generalmente en sitios como los baños, el patio de juegos, los pasillos llenos de personas y los autobuses escolares, además sucede con teléfonos celulares y computadoras (donde existe poca o ninguna supervisión); debe ser tomado muy en serio. Deben enfatizar que informar no es delatar. Si un docente observa un caso de intimidación en el aula, debe intervenir inmediatamente para impedirlo, reportar el incidente compartiéndolo en la plataforma de InoaEdu para que la información llegue a los roles correspondientes y pueda ser investigado y desalentado.
    No es recomendable realizar una reunión conjunta con el acosador y el acosado, ya que sería vergonzoso e intimidaría enormemente al alumno que ha sido objeto del abuso.
    Un gran ejemplo de cómo actuar en estas situaciones frente al Bullying es el Método “Kiva” que compartimos en esta nota: “Programa finlandés contra el acoso escolar “KiVa” donde se busca identificar y desalentar no solo a la figura del acosador sino también a los grupos que lo observan, lo refuerzan o colaboran y que con su indiferencia apoyan de forma indirecta este tipo de actitudes. Con InoaEdu estas prácticas para desalentar se vuelven una tarea simple y práctica.
  • Participación de alumnos y padres: Es necesario que los alumnos, así como los padres, formen parte de la solución, y participen activamente contra la intimidación escolar. Los alumnos pueden informarles a los adultos acerca de lo que está ocurriendo realmente, y también mostrarles las nuevas tecnologías que se utilizan para la intimidación.  Los estudiantes de más edad pueden ser mentores e informarles a los más jóvenes con respecto a prácticas seguras de navegación por Internet.
  • Crear expectativas positivas con respecto al comportamiento de alumnos y adultos: Las escuelas y aulas deben ofrecer un entorno seguro de aprendizaje. Los docentes deben recordarles explícitamente a los alumnos que el acoso escolar es inaceptable, y que ese tipo de comportamiento tendrá las consecuencias correspondientes. Uná práctica común en estos casos es que los docentes y administradores elaboren un documento en contra del acoso, y le soliciten a cada alumno, así como a sus padres/tutores, que lo firmen y entreguen en el centro educativo, para que comprendan la gravedad que implica un caso de intimidación. Además, a los alumnos que confrontan dificultades para adaptarse o tener amigos, se les pueden facilitar otros métodos para mejorar esta situación en momentos como la hora del almuerzo o el recreo, para que no se sientan aislados ni corran peligro de convertirse en víctimas de acoso.

Recomendaciones para Padres

Padres de niños acosados:

  • Observe la actitud de su hijo para detectar señales de acoso: No siempre los niños son propensos a decir que los están intimidando. Entre las señales que puede dar un niño que está siendo acosado figuran: ropa desgarrada, temor a ir a la escuela, disminución del apetito, pesadillas, llanto o depresión y ansiedad general. Si descubre que su hijo es objeto de acoso, no recurra a frases como “no le hagas caso” ni “aguanta sin quejarte”. Por el contrario, sostenga conversaciones abiertas en las que pueda enterarse de lo que ocurre en la escuela con el fin de tomar medidas apropiadas para rectificar esa situación. Pero esto es lo más importante: hágale saber a su hijo o hija que está dispuesto a ayudarle y que no intente contraatacar al acosador.
  • Enséñele a su hijo a hacerle frente al acoso: Mientras no se pueda tomar alguna medida a nivel administrativo, enséñele a su hijo a hacerle frente a la intimidación sin exponerse a ser maltratado físicamente ni derrotado en una pelea.  Ayude a su hijo en la identificación de docentes y amigos que pudieran ayudarlo en caso de ser víctima de intimidación.
  • Establezca los límites con respecto a la tecnología: Manténganse informados, tanto usted como sus hijos, acerca del acoso cibernético, e incúlqueles a sus hijos que no deben responder mensajes amenazadores, ni tampoco reenviarlos. Hágase “amigo” de su hijo o hija en sus redes sociales, y active los filtros adecuados en su computadora. Además, trate de que la computadora familiar sea la única que usen sus hijos, y colóquela en un sitio de la casa donde esté visible y pueda ser supervisada. Si decide darle a su hijo un teléfono celular, analice con cuidado antes de permitirle que use la opción de cámara. Además, comuníquele que va a supervisar sus mensajes de texto. Como padre, usted puede insistir en que los teléfonos se guarden en un área donde todos tengan acceso (como la cocina) a determinada hora de la noche, para impedir el acoso nocturno y los mensajes inadecuados. Los padres deben reportar el caso de intimidación en la escuela, y darle seguimiento. Y si el acoso ocurre fuera del centro educativo, deben reportar a la policía los mensajes amenazadores y guardar las evidencias pertinentes de los mensajes de texto, de correo electrónico, o los comentarios colocados en los sitios web.

 

Padres de niños acosadores:

  • Detener el acoso antes de que comience: Hable con sus hijos acerca del acoso escolar. Es posible que su hijo esté confrontando problemas para comprender los signos sociales, e ignore el daño que está haciendo.
  • Una casa “libre de acosadores”: Los niños imitan las formas de comportamiento que adoptan sus padres. Estar expuesto a un comportamiento agresivo o a un entorno demasiado estricto en casa hace que el niño sea más propenso al acoso escolar. Los padres/tutores deben dar ejemplos positivos en su forma de relacionarse con otras personas y con sus hijos.
  • Detectar problemas de autoestima: A menudo, los niños con problemas de autoestima acosan a otros para sentirse bien consigo mismos. Incluso los niños que gozan de cierta popularidad y aceptación pueden tener tendencias crueles. Los padres deben evitar y castigar el comportamiento cruel de sus hijos.

 

Los alumnos que son víctimas del acoso escolar pueden sentirse abrumados, deprimidos o ansiosos. Si su hijo confronta problemas en la escuela o con sus amigos como resultado del acoso, siempre habrá alguien en el Centro Educativo que puede ayudarle a crear resiliencia y confianza en sí mismo. Esto le permitirá ser más exitoso tanto en el aspecto social como en el académico.

Recomendaciones para Alumnos

  • Reportar los casos de acoso: Es importante que informes al staff especializado, a un padre o a un adulto de confianza sobre cualquier caso de intimidación.  En general el acoso implica un desequilibrio de fuerzas, siempre se debe respaldar a los alumnos si éstos les informan de un caso de intimidación. Deben recordar que el acoso es incorrecto, y que debe ser resuelto por un adulto o staff especializado.
  • No responder al acoso con violencia: Protegerse, y aunque puede ser difícil, quedarse cruzado de brazos ante el acoso, no demostrar enojo ni llorar. La no reacción desalienta al acosador ya que sus actos no tienen efecto. Hay que decirle con calma al acosador que deje de intimidar, o, simplemente, alejarse para evitar problemas.

 

 

¡Conocé más sobre nuestra plataforma y probala!
¡Probar InoaEdu!