Crear una cultura positiva del personal del centro educativo requiere trabajo

Usualmente compartimos información del sitio web Edutopia, y en esta oportunidad la nota escrita por Mary Davenport nos pareció sumamente interesante.

Hace referencia a la comunidad generada en el aula, al trabajo que requiere. Si en los centros educativos quieren una atmósfera fuerte y positiva, necesitan fomentarla intencionalmente en todos los niveles.

“Algunos de los mejores consejos profesionales que he escuchado y al que sigo recurriendo es designe el tiempo para lo que quiere”.

“Si los maestros desean una comunidad de aula más sólida, necesitan usar tiempo de instrucción para desarrollarla. Si los líderes quieren más colaboración, deben asignar tiempo en el horario de clases. La misma idea es válida si una escuela quiere una cultura adulta fuerte. Y las escuelas deberían querer esto”, afirma, Mary.

Comenta que a partir de su experiencia personal, cuanto más conoce y confía en sus colegas, mejor trabaja con ellos, pero que ha tenido la suerte de haber trabajado en varias escuelas donde le asignaron tiempo para construir una cultura adulta fuerte.

Algunas de las estrategias que recomienda son:

Sistemas aplicables en toda la escuela

Sesiones de desarrollo profesional social y emocional: todos hemos experimentado cansancio, agotamiento o inseguridad acerca de nuestra eficacia. Sé que esto, desde mi experiencia, es especialmente cierto en las escuelas que atienden a poblaciones en riesgo.

En una de esas escuelas, nuestro liderazgo trató estos sentimientos directamente a través de sesiones de desarrollo profesional llamadas Fill Your Cup, que incorporaron el aprendizaje social y emocional. Hicimos que los miembros del personal se inscribieran para dirigir las actividades que disfrutaban, como yoga, cocina, correr, andar en bicicleta, cantar en el karaoke … realmente cualquier cosa que los alegrara.

Luego, cada miembro del personal se inscribió en dos de las sesiones para “llenar sus tazas”. Estas sesiones siempre fueron calificadas por nuestro personal, y al día siguiente, la escuela siempre parecía tener una ligereza en el aire. Las sesiones proporcionaron una oportunidad para que el personal se conociera de nuevas maneras, para desahogarse, para construir conexiones más fuertes entre sí y para romper barreras de desconfianza.

Reconocimientos públicos: muchas escuelas comienzan o terminan reuniones de personal con gritos, una práctica beneficiosa. He visto el liderazgo ir más allá de esto; un ejemplo es una práctica que llamo “tarjetas colectivas”. Los líderes de mi escuela tenían miembros del personal con diferentes roles sentados en mesas. Cada persona escribió su nombre en el centro de una tarjeta (una gran tarjeta de índice o una media hoja de papel funcionará), y la pasó alrededor de la mesa para que cada persona allí pudiera ofrecer una nota de agradecimiento o reconocimiento. Esto continuó hasta que todos en una mesa firmaron todas las tarjetas, y luego fueron devueltos a sus dueños.

Este tipo de práctica permite que las personas ofrezcan un cumplido al que normalmente no dedican tiempo, y también alienta al personal a encontrar el bien en todas las personas con quienes trabajan. Un enfoque diferente es terminar las reuniones alentando a los miembros del personal a enviar por correo electrónico a un colega una nota de agradecimiento.

Reuniones: Todos conocemos el cliché: la familia que _____ juntos, permanece unida. Esto también se puede aplicar a las comunidades escolares. Crear oportunidades para reuniones sociales fuera del día escolar. Asegúrese de que no siempre incluyan alcohol; encuentre una variedad de actividades para satisfacer las necesidades de muchos tipos diferentes de personas.

Una persona no tiene que hacer todo el trabajo; intente organizar un comité social. Y ofrecen oportunidades para que las familias de los miembros del equipo se mezclen también.

Comida: ¿ Necesito decir más? ¿Qué reunión no se ha mejorado con la adición de alimentos? No siempre hay dinero en el presupuesto, pero siempre podemos encontrar la forma para compartir algo rico con los compañeros.

Trabajando en una escala más pequeña

A veces es difícil comenzar con sistemas en toda la escuela. Aquí hay dos iniciativas exitosas de menor escala que he experimentado.

Carteles de puertas: ¿Quién no quiere caminar hasta su salón de clases y ver cosas maravillosas escritas sobre ellos? En una de mis escuelas, el liderazgo organizó pancartas en las puertas. Ponemos papel cuadriculado en las puertas de los maestros y horarios organizados para visitarnos y escribir notas de celebración.

No solo fue beneficioso para los maestros, sino que también fue valioso para los estudiantes ver a los adultos participar en una cultura colaborativa y saludable.

Observaciones positivas en el aula: a menudo, cuando los observadores visitan a los maestros, se ponen tensos cuando sienten que están siendo juzgados por lo que no es lo suficientemente bueno. Además, en nuestro deseo profesional de ser mejores, nos olvidamos de detenernos y reflexionar sobre lo que está yendo bien.

Como entrenador de instrucción, una de las formas en que alivié estos enfoques basados ​​en el déficit fue visitar a los maestros específicamente para observar movimientos efectivos. Durante estas observaciones, tomaba notas sobre todas las decisiones de instrucción que se iban a celebrar … ¡y había muchas! Las visitas al aula centradas en las fortalezas desplazan a una escuela de un modelo de déficit a un modelo basado en los activos.

Quiero terminar con la importancia de escuchar las voces del personal. El elemento más importante de una cultura adulta fuerte es que el personal nunca siente que las cosas se les están haciendo a ellos, sino más bien con ellos. Algunas de las ideas aquí podrían funcionar para su escuela y otras no. La única forma de saber es preguntar. Utilice encuestas para recopilar comentarios sobre la cultura de adultos de su escuela, sugerencias para mejorarla, reflexiones sobre sesiones de desarrollo profesional y otras ideas creativas para el desarrollo de la comunidad.

Después de todo, una escuela donde los maestros se conocen, confían y se honran unos a otros es una escuela donde los estudiantes aprenden mejor.

¿Cómo llevar adelante estos cambios desde InoaEdu?

Una de las características más destacables por los usuarios de InoaEdu es que muchas veces tienen que esperar a tener reuniones o coordinaciones para poder hablar de ciertos temas, y desde que tienen el apoyo de la pataforma han podido realizar este acompañamiento día a día. También se destaca la fluidez, la sistematización y organización en la comunicación sobre sus estudiantes. De esta forma es más fácil poder aplicar todos los puntos que comentaba Mary más arriba, desde registrar distintos tipos de reconocimientos,sea a docentes,grupos o alumnos, hasta actividades como la de los “carteles en la puerta” ya que todo puede ser registrado en todo momento, y en todo lugar, desde tu celular, o desde cualquier dispositivo móvil que tengas.